top of page

My name is Luka

Mandó el mensaje mientras elegíamos el suavizante de oferta. Era un domingo a la tarde y por lo que yo sabia al menos, Luka jamás escribiría si no fuera estrictamente necesario.

- Si, realmente necesito ir. Estaré en tu casa en media hora.


Nació y vivió la mitad de su vida en Italia, habla español pero escribe en Inglés, su segunda lengua - la otra mitad de sus 4 décadas las repartió entre Londres y Edimburgo.


Ama en polaco.


Llegó tan rápido que cuando tocó el timbre ni siquiera habíamos podido guardar el suavizante en la alacena. Estábamos en tiempo de descuento y la angustia jugaba con el equipo completísimo.


No es amigo mío y lo había visto apenas una vez. A pesar de ello, Luka se sentó frente a mi y habló de todo lo que le sucedía hacía años: se secó los ojos rápidamente varias veces, me mostró marcas en su cuerpo y yo hacía preguntas que orientaban mi teoría, aunque con el cuidado suficiente de que no se terminara de romper. Entre otras razones, porque esa noche no volvería junto a ella por primera vez en su vida y la situación ya era difícil para su cabeza y su corazón.

En el hospital le hablaron de abuso doméstico y de mantenerse alejado, pero eso sólo era una descripción de la escena. Ella también necesitaba ayuda.


Luka tenía la confusión de alguien que ama pero que desconoce a quien compartió su vida con él hasta ahora. Mientras lo escuchaba, podía ver su dolor, su desconcierto, sus ganas de que su vida siga igual pero plenamente consciente de que ya no era así. Y no sabia qué hacer. Se/me preguntaba cosas y su voz era más ronca que cuando lo conocí.


¿Cómo se hace cuando el proyecto con alguien que queremos de verdad se ensombrece? ¿‘Hay que’ separarse? ¿‘Hay que’ continuar?


Depende de cada uno y del proceso que hayamos hecho hasta ese momento o el que comencemos a hacer a partir de un punto de quiebre. Duele, pica, arde pero debemos transitarlo para ver qué hay del otro lado. Si hubo tiempos mejores siempre debemos buscar esa ayuda externa que nos permita saber si se puede volver a tenerlos allí mismo o es momento de timonear en otra dirección.


Luka despertó hace un rato, agradeció y renovó fuerzas con un café caliente. Está invitadísimo para Navidad.




Comments


bottom of page