top of page

Terapia de la metáfora

Cuidado, este es un posteo para valientes.

Después de cenar, mi papá y yo teníamos cita obligada. Con la mesa limpia -las miguitas lo ponían muy nervioso- jugábamos al Scrabble, al chinchón (se aburría con la casita robada) o simplemente leíamos en silencio. Padre sumergído en su 𝑆𝑒𝑙𝑒𝑐𝑐𝑖𝑜𝑛𝑒𝑠 y yo, en una Condorito, Patoruzito o El gráfico.

Mientras se apoyaba en la boiserie de la cocina y sorbía su te negro con unas gotita de whisky, yo sacudía mis piernas inquietas bajo el mantel de hule. En esa sobremesa eterna hasta la hora de que me fuera a dormir, a veces se reía de mi jugada poco inteligente con las letras en el tablero, me ayudaba a desarrollar estrategias para ganar o interrumpía su lectura para responder a mis mil doscientos “¿Qué significa…?”

Esa imagen de mi infancia constituye una de las tantas que funcionan como metáforas inconscientes en mi día a día: concentración plena y dedicación, un poco de humor y de amor, la curiosidad como motor y la presencia del otro en un silencio que une más que mil diálogos.

𝑇𝑜𝑑𝑜𝑠 tenemos imágenes adquiridas que nos ayudan a comprender nuestra experiencia de vida, son maneras de ver el mundo y de dar forma a nuestra realidad adulta. Y para variar, el origen se remonta a cuando somos pequeños, justo allí poblamos nuestro álbum mental con fotos a las que recurrimos constantemente, sin percibirlo.

𝑂𝑓 𝑐𝑜𝑢𝑟𝑠𝑒 que esto es bastante más extenso que lo que puedo contarte acá, pero te propongo este ejercicio: En tu niñez, ¿Qué personas, lugares y cosas recordás particularmente, de una manera que pueda considerarse un recuerdo de apoyo? Si ya encontraste la imagen en tu cabecita, tenés tu metáfora.

Una metáfora poderosa combina el recuerdo + la emoción y cuanto más simple la escena, más reveladora te resultará.

Con ella en mente, te pregunto: ¿Cómo creés que dio forma al mundo en que vivís y el lugar que ocupás en él? ¿Cómo te hace comprender algunos eventos de tu vida? ¿Cómo te rescata cuando la cosa se pone difícil?

Y finalmente, si esa metáfora te hablara … ¿Qué te diría?

La mía me dice mucho, pero me lo guardo para mí. 😊






Commentaires


bottom of page