top of page

Saquen una hoja

Escribir es una manera de mantenerse proactivo cuando no nos sentimos bien y eso puede ayudarnos a organizar lo que sentimos porque lo volcamos en otro lado además del espiral en nuestra cabeza, porque nos sirve para compartirlo con otros y hablar al respecto, porque nos sirve si queremos tener registro de lo que nos pasaba en un momento particular. A veces, no nos sirve

Si te animás, escribí acerca de cómo un evento altera tu vida, la trastoca, la entorpece, enfocate en diferentes puntos, pero evitá escribir palabras como ‘todo’, ‘nada’ o ‘nunca’. No es lo mismo decir(te) que no podés hacer 𝑛𝑎𝑑𝑎 de ejercicio físico a que no estás pudiendo ir al gym.


Ensayá posibles respuestas, soluciones, atenuantes. Escribí lo que se te vaya cruzando mientras redactás, no descartes opciones sólo porque tienen sus fallas -todos los planes las tienen!


Cuando pienses en esas soluciones, hacelo desde lo que vos podés modificar, no desde la situación que genera el problema y que te excede. No es lo mismo decir(te) que volverás al gym cuando la cuarentena se revierta a que intentarás con zumba desde el living de casa cuando los chicos duerman.


Dejá a un costado tu cuaderno con los mini planes de acción. Cuando el espiral de la negatividad te domina, te atrapa y arrastra, volvé a leer tus ideas, pensamientos y sentimientos. Corregite, ratificate o rectificate.


Es como una bitácora de viaje, pero interior.




コメント


bottom of page