top of page

Samsung

La videollamada inició con una camiseta de Argentina reluciente en primer plano. No creo que Rosario estuviera tan caluroso por abril, pero Jeong transpiraba y se secaba el rostro constantemente. Planeó su primer viaje a Argentina durante muchos meses, ahorró y practicó el idioma en cada ratito libre que tuvo. El evento: presentarse a la familia materna de su hija.


En su Inglés quebrado nos adentramos en lo que convocaba nuestro encuentro y habló de la plaza del monumento al mediodía, de las personas sentadas en los bancos aledaños y del hombre que los cruzó en bicicleta pero se volvió hacia donde ellos estaban. Las palabras ‘ladrón’ y ‘pistola’ le salían en un argento perfecto.


Se sintió culpable por no haber gritado cuando ese hombre apuntó a la cabeza de su flamante esposa – dos días atrás habían celebrado la ceremonia- , sintió que las clases de español no alcanzaron en ese momento dramático porque en los libros de texto no explican la frase ‘el celular o te mato’.


En su relato, Jeong intentaba sonreír a cada cosa que me decía a pesar de manifestar que no había querido contar lo que había sucedido a su familia en Corea. Allí nadie tiene pistola, solo la policía. No lo van a entender y van a querer que vuelva inmediatamente. Con la misma convicción dijo haber consumido en estos dos meses noticias como esas todas las mañanas mientras tomaba mate con medialunas, pero nunca creyó que le pasaría a él. Tranquilo, nos sucede a todos.


Como corresponde, la Romi psicóloga explicó los síntomas del estrés post traumático y lo que podia llegar a experimentar durante un tiempo luego del episodio. Sin embargo la Romi persona sintió mucha vergüenza de la foto mental que en el estreno esta familia se llevaba de souvenir a Seúl.


Al terminar la sesión me di cuenta que Jeong probablemente sudó todo el miedo y frustración que no se animó a llorar. Y en cambio, muy lejos de Argentina y sin la camiseta nueva, yo también evité llorar y deseé que Jeong, su mujer y su hija recuerden en su vuelta a casa algo más que 𝑙𝑎𝑑𝑟ó𝑛 y 𝑝𝑖𝑠𝑡𝑜𝑙𝑎.




Comentarios


bottom of page