top of page

Había una vez

- Eramos un grupo de 15, y ahora no se cuántos quedamos, se están yendo todos… , dijo Bárbara con su cara de niña eterna resaltada por los ojos vidriosos de tristeza. Volvía a sesión luego de varios años sin verla. Durante los días siguientes acontecieron otras cuestiones que dejaron la palabra ‘distancia’ en el primer plano de mi laberíntico pensar. Vedette de la pandemia, la distancia sigue sin perder cartel en Argentina y otros países sudamericanos que también ven en continentes ajenos el beneficio de arriesgarse y ver qué sale. Sin embargo ya ampliando del plano económico a las relaciones humanas me pregunto acaso, ¿Qué más califica como estar lejos? Sin duda irse lo es, pero también quedarse sin convicción. Codo a codo no siempre es mucho más que dos. Hay cafés que aceptamos y aunque juntitas taza con taza sabemos que no conducirán a nada más que plasmar que ya no estamos cerca. Parejas, padres e hijos, hermanos, amistades entrañables, familia por elección – qué difícil es observar cómo se deshilacha lo que ha sido red de sostén incuestionable en algún momento de nuestras vidas. Pero sucede, porque es el devenir de la vida. Y empezás a contestar automáticamente al ¿cómo te fue hoy? y evitás contar que quisiste llorar, que tuviste hambre temprano, que el baño estaba ocupado cuando más lo necesitabas; dejás de hablarle de lo diferente que pensás acerca de eso que pasó; sentís que ya no podés reírte por lo que no se ponen de acuerdo; se te empiezan a confundir las fechas importantes para esa persona o el plato que detesta; decidís no envíarle un mensaje cuando ves ese grafiti ridículo en la calle – o no contestás al mensaje recibido del grafiti ridículo en la calle. Y te pasan cosas, y el otro ya no lo sabe. Y vos no sabés de lo que le pasa al otro. Pero sucede, y entonces podemos reflexionar sobre dos alternativas: o hacemos algo por cambiarlo y recuperar lo que se puede, o nos reconocemos a la deriva en ese vínculo y continuamos nuestro camino. Ambas serán parte de nuestra evolución. De los amigos de Bárbara que partieron, se perderán cosas que deberán ser dueladas y elaboradas. Y aquellos se queden… ¿Cuán cerca querrán estar?




Komentarze


bottom of page