top of page

Estrés de larga distancia

Dependiendo de nuestras propias estrategias y red social, nuestro organismo está preparado para lidiar con presiones a corto plazo pero una situación estresante por largo tiempo puede ser desestabilizante.


Muchas personas pueden encontrar el ‘Turbo’ que necesitan para ponerse en marcha frente a una crisis. ¿Pero qué sucede si la crisis permanece, está instalada, y aunque nos afecta individualemente en cada una de nuestras historia y rutinas, es de magnitud macrosocial y no Podemos hacer mucho para cambiarlo?


A veces estamos tan ocupados intentanto resolver los problemas y dificultades que pasamos por alto el hecho de estar estresados.


Algunos de los signos del estrés a largo plazo pueden ser:

  • No poder lograr un descanso reparador, sintiéndonos agotados durante toda la jornada del día siguiente

  • Consumir más comida ‘consuelo’ -la que nos gusta a todos- ricas en grasa y azúcar

  • Tener menos energía para hacer ejercicio - producto del mal descanso y la mala alimentación

  • No sentir la motivación de ver amigos o a la familia (aunque sea virtualmente) o de completar tareas domésticas o de otra índole

  • Tener la memoria y concentración disminuidas

  • Tener el sistema inmune deprimido con más riesgo de malestar físico lo cual puede llevar a sugestionarse con haber contraído Covid-19, entre otros

  • Tener recurrentes dolores de espalda y de cabeza o colon irritable

Tratar de evitar lidiar con el estrés puede sonar algo lógico de hacer, pero en realidad puede empeorar las cosas, en especial si buscamos suplirlo con conductas peligrosas como incrementar la ingesta de alcohol, gastar dinero compulsivamente o negar la situación como si nada fuera de nuestra normalidad estuviera sucediendo.


Tren del estrés con destino a una major calidad de vida. Primera parada:

Reconocer que la cosa me superó.




Comments


bottom of page